Juegos online en Mexico: un sector limitado por deficiencias tecnológicas, impuestos y letargo político

juego-online-mexico

El bloqueo de la necesaria reforma legislativa del sector está lastrando la industria del juego online en Méxic

El estado deficitario de sectores como el bancario y el de las telecomunicaciones en México está suponiendo un auténtico freno a la expansión del mercado de juego en línea en dicho país.

Esta es la idea que sostiene la directora general del operador mexicano Caliente Interactive, sin duda el mejor colocado dentro del mercado regulado en dicho país. Así, para Fernanda Sainz es imposible luchar contra la falta de familiaridad del producto entre el público mexicano, que impide actuar en la necesaria “desmitificación” de los juegos de azar.

Además de esa realidad, Sainz se ha lamentado, en su intervención en la jornada inaugural de la Convención Nacional de la Industria del Juego celebrada en Ciudad de México, de que ni siquiera llega a la mitad el número de ciudadanos mexicanos que, pudiendo tener acceso a Internet, cuenta con una tarjeta bancaria a su disposición.

La situación negativa para los operadores del mercado mexicano se agrava por el hecho de que es muy frecuente que los mexicanos que cuentan con mayores conocimientos tecnológicos se decidan por hacer sus apuestas a través de operadores que cuentan con licencia internacional, en detrimento de los pocos que han conseguido aprobación local.

Situaciones como esa obligan a los operadores dotados de licencia mexicana a invertir hasta la mitad de los ingresos obtenidos en el negocio en marketing enfocado a llamar la atención de los clientes locales. Es un desembolso que, además, se complica cuando se le añade la obligación de estos operadores nacionales de contribuir con un IEPS (impuesto indirecto) que supone el 30 % de los ingresos. Permitir unas tarifas competitivas en relación con los operadores internacionales resulta, pues, una tarea muy compleja.

La situación se complica aún más cuando se tiene en cuenta que México cuenta con una Ley Federal de Apuestas y Rifas del año 1947, que precisa una necesaria actualización que aún no ha sido llevada a cabo por bloqueos políticos. Efectivamente, la cámara baja legislativa aprobó una amplia reforma, pero tres años después, el Senado no ha dado luz verde a esa normativa.

Según los expertos, esta inacción política, además de los perjuicios que supone para los operadores locales, está acarreando pérdidas de cientos de millones de dólares por ingresos tributarios procedentes del juego que no se están produciendo. Las estimaciones sobre el mercado del juego online mexicano arrojan un valor de 450 millones de dólares anuales, con un crecimiento del 25 %. Sin embargo, de esa cantidad, solamente 50 millones son generados por parte de operadores autorizados.

Comentarios de los jugadores

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Mot de passe oublié ?

/ Inscription