Malas perspectivas para la aprobación de una nueva ley de juegos de azar en México para 2018

ley-juegos-azar-mexico

El bloqueo del Senado no permite poner en marcha una ley que permita poner orden en el sector

La reforma de las leyes referentes a los juegos de azar en México cuenta con muy pocas perspectivas para llegar a buen puerto durante el próximo año 2018. Eso, al menos, es lo que piensa el representante de la AIEJA, la asociación que engloba a todos los operadores de mayor importancia de esta industria en el país.

Miguel Ángel Ochoa Sánchez, presidente de la Asociacion de Permisionarios Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta en México (AIEJA) adelantó hace poco sus impresiones negativas al respecto en declaraciones al medio milenio.com. Ochoa ve bastante improbable que el legislativo actual llegue a tiempo de aprobar esa normativa antes de que finalice el periodo de sesiones, cuya fecha establecida es el 31 de agosto de 2018, un mes después de las elecciones nacionales.
Si bien la cámara baja mexicana aprobó ya en el mes de diciembre de 2014 esta ley, que se considera esencial para poner orden en un sector que incluye desde la tradicionalmente caótica industria de los casinos físicos hasta las apuestas online, los trámites necesarios en el Senado no acaban de obtener el mismo respaldo.

Desde la AIEJA se considera sumamente necesaria una nueva legislación que introduzca una supervisión federal en el sector. Pero, en opinión del presidente de la asociación, los senadores están apoyando un estatus referente a cada uno de los estados que no puede seguir aplicándose.

Para él, los diferentes operadores de juegos se han encontrado siempre sujetos a las directrices de los gobiernos federales, que utilizan los recursos del sector del juego para financiar su propio déficit presupuestario, a base de incrementar los impuestos. Esta situación que priva a México de un régimen apropiado de licencias está provocando la hegemonía de los operadores internacionales en el mercado local.

La industria del juego en México ya supone una importante contribución a las arcas del país, contribuyendo con un importe de cerca de 300 millones de dólares estadounidenses en sus ingresos fiscales. Igualmente, tiene una gran trascendencia de carácter social, ya que es un sector que produce empleo directo para un total de 35.000 ciudadanos, mientras que indirectamente beneficia a casi 105.000 mexicanos.

No obstante, la postura del Senado no refleja unanimidad en ese bloqueo. Así, el presidente de la junta directiva de esta institución, José María Martínez, ya ha animado a sus colegas a seguir adelante en la aprobación de una ley que estima necesaria. Por ejemplo, señala que más de un tercio de las 100.000 máquinas tragaperras en servicio operan sin licencia, no contando, pues, con las mejores garantías para los usuarios.

Comentarios de los jugadores

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Mot de passe oublié ?

/ Inscription